Enlaces Aliados

         
 

Conocimientos tradicionales y adaptación al cambio climático

“Incorporating indigenous knowledge into climate change policies can lead to the development of effective adaptation strategies that are cost-effective, participatory and sustainable”. (Extraído del 4º Informe Evaluativo del IPCC, Pág. 865)7.

Casi todas las formas de economía indígena son economías sostenibles low carbon, como por ejemplo, los sistemas tradicionales de cría de ganado, el aprovechamiento de los bosques tropicales o su práctica de cultivos rotativos, logrando así conservar y aprovechar ecosistemas frágiles, como los bosques de manglares, humedales, el ártico o los bosques tropicales.

Mediante la observación de la naturaleza, muchos pueblos indígenas desarrollaron un conocimiento que les permite adaptarse a ciertos fenómenos naturales. Orlove8 describe, por ejemplo, que los indígenas de los Andes peruanos y bolivianos se reúnen todos los años a finales de junio, a la medianoche de la noche más larga del año, para observar a las Pléyades, un cúmulo estelar en la constelación. Los campesinos creen que, de este modo, pueden predecir el tiempo y la cantidad de lluvia durante la época de precipitaciones. En función de ello, determinan el momento de siembra de la papa. Cuando observan que las Pléyades son grandes y numerosas, siembran en la época usual, debido a que lloverá como de costumbre. En cambio, si observan que las Pléyades son pequeñas y difusas, entonces parten de la premisa de que la lluvia será más escasa y se iniciará más tarde. Para reducir el riesgo en los cultivos, esta información es vital, ya que con una siembra demasiado temprana puede destruirse la cosecha. Investigaciones meteorológicas han intentado cimentar científicamente las observaciones, comprobando que la probabilidad predictiva es del 65% y, por ende, más elevada que los pronósticos meteorológicos de largo plazo. Sin embargo, aún no se pudo determinar la causa exacta de la diferente visibilidad y, muy posiblemente, ello se deba al fenómeno climático El Niño.

Esta práctica ya se menciona en apuntes de los españoles en la época del 1600 y la misma parece haber estado ampliamente difundida. Otros pueblos, incluso de otros continentes, también conocían pronósticos similares del tiempo. Así, los indígenas en Gujarat, India, saben que una acumulación de nubes en dirección sudeste, acompañada de vientos del sur, traerá lluvia en dos a tres días. Gujarat es seco. La agricultura de la región está siempre amenazada por la sequía. Es por ello que el pronóstico de la época de los monzones es de gran importancia.

Los ejemplos arriba mencionados demuestran que los pueblos indígenas no están fatalmente supeditados a los hechos, sino que, mediante la observación de la naturaleza, pueden manejar condiciones ambientales complejas. Han aprendido a adaptarse a las condiciones ambientales cambiantes y a desarrollar técnicas destinadas a la conservación de los recursos y, por ende, de sus medios de subsistencia.

No cabe duda de que los pueblos indígenas también adoptan e implementan técnicas industriales. ¿Pero, funciona esto también a la inversa? ¿La descripción del pronóstico del tiempo de los indígenas es solo una anécdota sobre la conexión de dichos pueblos con la naturaleza, o se podría adaptar dicho pronóstico, con efectos beneficiosos, a otros grupos poblacionales? ¿Qué ocurre, por ejemplo, si los hacedores de lluvia o de viento de los waraos en el Delta del Orinoco en Venezuela son muy importantes para la producción de palma de sagú, el alimento básico de los waraos, pero sus rituales y el éxito de los mismos no pueden ser explicados científicamente? ¿Se descartan entonces como curiosidades?

Si bien el conocimiento indígena a menudo puede ser fundamentado por investigaciones científicas, el mismo casi siempre está integrado en conceptos culturales y en rituales que difícilmente se pueden conciliar con nuestros conceptos occidentales. La respuesta al interrogante respecto de cómo podría llevarse a cabo una discusión intercultural sobre los efectos del cambio climático, y sobre las reacciones a la misma, está aún en pañales. Un primer paso para ello es el reconocimiento de la importancia del conocimiento indígena para posibles estrategias de adaptación, como ocurrió en las resoluciones de la 16ª Conferencia de las Partes en Cancún, y la documentación de este conocimiento.

El programa de trabajo sobre efectos del y adaptación al cambio climático (Nairobi work programme on impacts, vulnerability and adaptation to climate change, Nairobi 2006, COP 12) rescata la importancia de los conocimientos indígenas y tradicionales y recomienda la compilación, el análisis y la facilitación de prácticas de adaptación antiguas y actuales. La página de Internet de la UNFCCC detalla una serie de ejemplos que describen los métodos de adaptación de los pueblos indígenas9. Existe también una serie de proyectos que documentan el conocimiento indígena y desarrollan, fomentan y difunden estrategias locales de adaptación basadas en el conocimiento tradicional. Así, la Universidad de las Naciones Unidas (Galloway, 2009) en Darwin, recopiló y documentó estrategias indígenas específicas de adaptación. También las organizaciones indígenas han comenzado a elaborar estudios de casos en el marco del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU (Permanent Forum on Indigenous Issues)10. La Indigenous 'Peoples Biocultural Climate Change Assessment Initiative11(IPCCA) y la Universidad de las Naciones Unidas / Traditional Knowledge Initiative12 investigan y fomentan estrategias indígenas de adaptación para fortalecer la diversidad biológica y cultural y garantizar la seguridad alimentaria. En Panamá, Perú, USA, Ecuador, Tailandia, Kenia, India y en la Región Polar Eurasiática se llevan a cabo los estudios correspondientes.

También la FAO, el Banco Mundial e incluso organizaciones no gubernamentales, como Oxfam International, abordan el tema. Sin embargo, no es suficiente recopilar y documentar las estrategias de adaptación. Para que el conocimiento indígena se consolide y siga desarrollándose, las formas de vida de los indígenas deben ser respetadas y fortalecidas. El derecho al uso de sus territorios y la posibilidad de determinar el propio desarrollo constituyen una premisa esencial para ello. También, en el marco de la discusión sobre el clima, surge, una y otra vez, la reivindicación fundamental del reconocimiento de los derechos a la tierra.

Lamentablemente, se teme que los intensos cambios climáticos previstos superen las posibilidades y los conocimientos tradicionales de adaptación de lo pueblos indígenas. Para tener la oportunidad de preservar su hábitat, necesitan acceso a información, tecnología, estructuras de decisión y recursos financieros. Por ende, los Estados se hallan ante el desafío de desarrollar políticas climáticas específicas para proteger a los pueblos indígenas.


7. IPCC AR4 WGII Report.
8. Orlove, B., Chiang, J.H.C., Cane, M.A. (2002) Ethnoclimatology in the Andes, American Scientist, Vol. 90: 428-435.
9. Para otros ejemplos, véase: página web de UNFCCC sobre estrategias locales de adaptación http://maindb.unfccc.int/public/adaptation/ o el 4º informe evaluativo del IPCC, AR4 WGII Report (2007) Cross-chapter case studies S. 864ff
10 7th Session of Permanent Forum on Indigenous Issues http://daccess-dds-ny.un.org/doc/UNDOC/GEN/N08/338/82/PDF/N0833882.pdf?OpenElement y Results of the Copenhagen meeting of the Conference of the Parties to the United Nations Framework Convention on Climate Change; implications for indigenous peoples’ local adaptation and mitigation measures, Permanent Forum on Indigenous Issues, 19.-30. April 2010 E/C.19/2010/18 véase: www.tebtebba.org.
11. http://ipcca.info/about/
12. http://www.ipcca.net/ y http://www.unutki.org/default.php?doc_id=96

Con el apoyo de:

 

 

Infoindígena es una página web que busca promover la reflexión y nuevos conocimientos en torno a la autogestión territorial indígena y otros derechos de los pueblos indígenas. Los documentos y publicaciones disponibles en esta página (incluidas las audiovisuales), proceden de fuentes internas y externas al Programa Regional ProIndígena-GIZ, que se ejecuta en Ecuador, Colombia, Perú, Bolivia y Paraguay, con el apoyo del Ministerio Alemán para la Cooperación (BMZ). Los contenidos expuestos en este sitio son responsabilidad de sus autores.

Back to top